Category Archives: taken care of by secretary

!La Muerte del Legionario de Cristo Olvidado, P. Raymundo Comiskey : Salvado por “la Amabilidad de los fieles”!

11246478_10203068526272912_857673576796572219_n_00311216488_857709834284917_728800979_n

Las Últimos días del Padre Raymundo Comiskey, Legionario de Cristo:
Conversación de John Lloyd Stephens con SAGS, testigo

“I have always relied on the kindness of strangers

Blanche in Tennessee Williams’ A Streetcar named Desire

Conversacion comienza el 29 de mayo 2015 via Facebook
Conversation started Friday 5/29, 4:45 pm and continued intermittently for over a day.

JLS
Estimada, escribiste del Padre Raymundo y sus últimos años; estuvo el con alquien que conociste. Cuéntame más pues no soy ningún defensor de los LCs and de acuerdo en que prefieren a los ricos; he escrito mucho al respecto, más que nada en inglés.  Cuídate mucho,

JLS, contemporáneo y amigo del Padre Raymundo.

   &&&&&

Saturday 2:08 am

• SAGS
Hola,muy buenas noche

así es soy la hija de la persona que lo atendió durante sus 6 años aquí en Mérida. Y durante todo el tiempo que estuvimos viendo por el Padre Ray lo hicimos con mucho cariño; es verdad humildemente -así como era él- pero nunca le hizo falta nada.

Ni sus medicinas, ni su comida especial, sus doctores.
Eso sí, fue humillado muchas veces por el obispo (Elizondo) y por el Padre. Ibarra. Pero siempre lo defendimos.

JLS:
Gracias, S. Tú estuviste durante sus últimos momentos? Al menos que estuviera en presencia de personas que lo querían…

S.-
Así es
Fue muy rápido todo
Es más a las 8:20 am fue al baño y le preguntamos que si se encontraba bien
Nos dijo que sí
Al igual se le preguntó padre ya quiere desayunar y nos dijo no hija más al rato
Y vimos que se acueste; al minuto escuchamos un ronquido y fuimos corriendo
Y ya estaba muerto

JLS:
él era muy terco y escondía los dolores.
S.- Era el marcapasos que estaba trabajando

JLS: fecha y hora?

S.- Murió el 26 de mayo a las 8:39

JLS: no sabía que tenía marcapasos

S.- Si el Padre Ray tenía marcapasos desde hace tres años. Es más; la última vez que vino a verlo el que se hace llamar obispo lo ofendió mucho
Y ya sabe el Padre Ray no dijo nada. Cosa que no aguanté. Y sí me metí porque no me gustó como lo estaba tratando.

JLS:
Cuando yo lo vi en Enero como que no supo o no quiso explicarme lo de su salud….su mente no estaba clara. !Qué bueno!(que lo defendiste)

S.- (respondiendo a que no sabiamos de su marcapasos)
Así es porque el padre no era de explicar sus enfermedades

JLS: tengo noticias del obispo y de cómo trata (el Obispo) a los padres

S.- Es más; cuando usted vino el Padre Ray estaba tomando medicamentos para la depresión que le dió cuando se fue el obispo (Editor: después de la visita del Mons. Elizondo). Y por culpa de él se le secó un líquido…

JLS- !Qué pena! ?Cuando fue la visita de Elizondo?

S.- Antes de su cumpleaños. No me acuerdo muy bien la fecha. Porque de verdad después de ese día juré que ese obispo no volvería a pisar mi casa para ofender al Padre Ray.
Le hicieron muchas cosas. Y ahora sí se para y dice que cubría todos los gastos. Que el seguro igual, etc.
!Mentira!
Por último, mi mamá vendió el coche para poder solventar los gastos. El padre siempre estuvo atendido por sus médicos que lo querían mucho.
El padre era diabético, dependiente de insulina, tenía marcapasos, le dieron infartos en el rostro. (Editor: parálisis faciales) y le dio neumonía.

JLS: Ray me mencionó algo de una deuda. Pero no se explicaba bien. Y Mons. Bernal me había dicho que los legionarios le pasaban una buena ayuda semanal. Pero resulta que no; así que Uds. se quedaron con una deuda grande.
S.- Así es. Así que el Padre Patricio y amigos del Padre Ray están viendo qué hacer (para solventar la deuda) ya el que Obispo Elizondo y el Padre Ibarra no quieren.
JLS: Sé que hace un tiempo los Padres Patricio y Bernardo recaudaron fondos entre los fieles para los gastos del Padre Ray.
S.- Eso sí que no sabía
JLS: tengo que irme. Voy a ver si yo o el grupo de ReGAIN podemos hacer algo por la causa. Sigamos comunicándonos